PLAN ANTIPIRATERIA

abril 23, 2010

El texto fue hecho público en Europa, donde despertó quejas desde diversos sectores. No prevé cortar el acceso a la web de los infractores, pero sí compromete a las operadoras a brindar detalles de los usuarios que comparten archivos protegidos.

pirateria1

El texto, que se hizo público a través de la Comisión Europea (CE) después de meses de negociación a puerta cerrada, no prevé cortes ni confiscaciones de material para los usuarios de la red.

Tampoco se estipula que los proveedores de acceso a internet informen a las autoridades automáticamente de los usuarios que descargan y comparten archivos protegidos, una información que tan sólo estarán obligados a dar cuando medie autorización de un juez.

Algunos borradores filtrados a los medios de comunicación a principios de año reflejaban la voluntad de los gobiernos de responsabilizar más a los operadores de acceso a internet de los contenidos y obligarles a cortar el servicio a los usuarios que infrinjan repetidamente la legislación sobre derechos de autor.

El propio Parlamento Europeo (PE) había mostrado sus reticencias a una posible generalización del castigo a los internautas que intercambian archivos protegidos, en una resolución aprobada el pasado 12 de marzo por 663 votos a 13.

El comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht, se ha mostrado "satisfecho de que la Unión Europea (UE) haya convencido a sus socios comerciales de hacer público el borrador", ha informado en un comunicado.

Según de Gucht, "el texto aclara de lo que trata el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, en sus siglas en inglés): de proveer a la industria y a los creadores de una mejor protección fuera de sus fronteras, esencial para las empresas y los propios ciudadanos europeos".

Respecto a la lucha contra la falsificación, uno de los avances del tratado son las facilidades que pretende dar a los creadores europeos para que presenten denuncias en los Estados terceros donde se reproducen de forma fraudulenta sus obras.

El ACTA se negocia desde 2008 por los países industrializados, entre ellos los Veintisiete, así como los Estados Unidos, Japón y Australia, entre otros.

Su principal objetivo es la lucha común de los países industrializados contra el delito de falsificación y la piratería a gran escala que proviene principalmente de los países en vías de desarrollo.

HOME

Fuente: EFE


NUEVO SATELITE DE LA ARGENTINA Y LA NASA

marzo 20, 2010

Servirá para predecir mejor el clima y para estimar la salinidad de los mares del planeta.

Por: Patricio Becerro, Buenos Aires, Argentina.

satelite 

Funcionarios argentinos en las instalaciones de Invap, en Bariloche.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) presentó ayer en Bariloche al satélite SAC-D Aquarius, definido como un observatorio para el océano, el clima y el medioambiente.
El satélite fue exhibido en los laboratorios donde está siendo ensamblado, que pertenecen a la empresa Invap, la contratista que elaboró la plataforma sobre la que van montados los instrumentos y fue la encargada de la integración y los ensayos finales del satélite.
Durante la presentación, el canciller Jorge Taiana consideró al SAC-D como "un hito en el desarrollo del conocimiento argentino" y destacó que será "una herramienta fundamental para el desarrollo socioeconómico y productivo del país".
El SAC-D -cuarto satélite argentino- es un proyecto de colaboración entre la CONAE y la NASA, de los Estados Unidos. Su objetivo principal será estimar la salinidad de los mares y los océanos de todo el planeta.
Esos datos de salinidad, junto a otros que relevará el instrumental que lleva a bordo, ayudarán a mejorar los modelos climáticos, al vincular con mayor precisión la circulación oceánica, el ciclo del agua y el clima.
Se espera que el SAC-D produzca una suerte de revolución en la predicción climática, lo que tendrá impacto concreto en diversas actividades. En la Argentina los pronósticos colaborarán en el desarrollo agropecuario al anticipar años secos, húmedos y otras variables climáticas.
Otra de las funciones del SAC-D Aquarius será brindar datos acerca de la humedad del suelo, los que van a ser empleados en la producción de alertas tempranas de inundaciones y también en salud en la aparición o dispersión de enfermedades.
Si bien los principales socios del proyecto son la CONAE y la NASA, colaboran el Centre National d´Etudes Spatiales (CNES) de Francia, la Agenzia Spaziale Italiana (ASI) de Italia, la Canadian Space Agency (CSA) de Canadá y el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) de Brasil.
El satélite transportará ocho instrumentos montados sobre una plataforma. El principal es el Aquarius, aportado por la NASA, que medirá la salinidad superficial del mar y humedad de suelo.
La agencia espacial de los Estados Unidos también tendrá a cargo el lanzamiento del satélite a mediados de diciembre desde la base Vanderberg, en California.
Por su parte la CONAE desarrolló cinco de los restantes siete instrumentos que integran la carga del satélite. Los otros fueron aportados por Italia y Francia.
Junto a la CONAE participaron en el desarrollo la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, la Universidad Tecnológica Nacional, el Instituto Argentino de Radioastronomía y el Centro de Investigaciones Opticas, ambos del Conicet. Se sumaron las empresas DTA y Consulfem.
"Detrás de todos estos desarrollos hay mucho cerebro y mano de obra nacional trabajando en temáticas que están en la frontera del conocimiento", dijo a GDP Mariano Cordero, enviado especial a Barcelona del Grupo Clarín sobre comentarios de Sandra Torrusio, investigadora principal de CONAE, quien calificó al satélite como "uno de los más desarrollados del mundo".

HOME

BLOGGER | CLARIN | LIVE | FACEBOOK | TWITTER | SITIO WEB

Edicion: Patricio Becerro | pbecerro@grupodeprofesores.com.ar


A %d blogueros les gusta esto: